Hipertensión Arterial: dieta para la tensión alta Aun no tiene Votaciones

Hola soy Juana Maria Gonzalez, dietista nutricionista de Alimenta y quiero hablarte sobre la hipertensión arterial La fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias para distribuirla alrededor de todo nuestro organismo es la presión arterial

Y la hipertensión es la elevación de la presión arterial de manera sostenida Una presión arterial por encima de 140-90 es diagnosticada como hipertensión Los valores que quedan entre 120 y 139 y entre 80 y 89, son los que se diagnostican como pre-hipertensión, y en esta situación no debes relajarte y decir, todavía no soy hipertenso, al contrario, es el momento de cambiar de hábitos y prevenir la hipertensión El 35% de la población padece hipertensión y por encima de 60 años esta prevalencia aumenta hasta el 68% Si padeces obesidad, estrés, fumas, eres sedentario o tienes una alimentación rica en sal, tienes más probabilidades de padecer esta enfermedad

La hipertensión no genera síntomas, es decir, tú no te sentirás mal, pero tu cuerpo sufrirá las consecuencias de esa presión alta y se acabarán afectando órganos tan importantes como el corazón, los riñones o el cerebro si no pones remedio El tratamiento farmacológico se realiza con los llamados medicamentos antihipertensivos, pero es importante que hagas cambios en tu estilo de vida Haz ejercicio con moderación y lleva una estilo de vida activo, deja de fumar, controla tu estrés y sobretodo mantén una buena alimentación Ten en cuenta que debes evitar el sobrepeso y la obesidad Se sabe que las personas que tienen sobrepeso tienen un riesgo dos a seis veces mayor de padecer hipertensión

Modera tu consumo de alcohol Una ingesta por encima de dos vasos de vino al día en el hombre, o superior a una copa al día para la mujer, supone un riesgo elevado de padecer hipertensión Te aconsejo que lleves una alimentación cardiosaludable ¿Qué significa eso? Pues mira, la hipertensión es uno de los factores de riesgo cardiovascular y para evitar sumar otros factores de riesgo a nuestro sistema cardiovascular debemos controlar también el colesterol o la diabetes Para ello la dieta debe ser rica en verduras, frutas, legumbres y cereales; y pobre en grasas saturadas y azúcares simples

El calcio también ha demostrado tener una relación con la hipertensión, así que asegura tus fuentes de calcio consumiendo dos raciones de lácteos al día (por ejemplo 1 vaso de leche y 2 yogures) o asegurando seis a ocho raciones diarias de calcio en vegetales La relación entre la cafeína y la hipertensión es contradictoria, así que la recomendación es moderar su consumo Vigila con el Regaliz, ya que su consumo en gran cantidad puede subir la tensión El Regaliz se conoce como una simple golosina, y también se utiliza en infusiones o en comprimidos Acostúmbrate a leer las etiquetas de los alimentos que lo contengan para evitar el exceso

Debes reducir el consumo de sal de tu dieta En España el 80% de la población consume un exceso de sal que dobla las recomendaciones actuales Si padeces hipertensión evita la sal de mesa, porque contiene un 40% de sodio, un mineral estrechamente relacionado con la hipertensión Te voy a dar unas cuantas recomendaciones sobre la dieta: – Modera las carnes grasas, los embutidos, las vísceras o los patés Evita los pescados y las carnes ahumados o curados

– Consume carnes con menos grasas como el pollo, el pavo o el conejo, y te recomiendo que consumas pescado tres a cuatro veces por semana, recuerda que la grasa del pescado azul es cardiosaludable – Si consumes pan como un alimento básico en tu dieta, tómalo mejor sin sal – Evita los aperitivos como las patatas fritas, porque tienen un alto contenido en sal – Te recomiendo los lácteos desnatados y los quesos frescos, evitando los quesos curados, los quesos fundidos y los quesos en lonchas – Consume diariamente verduras, hortalizas y frutas, son ricas en minerales como el potasio que tiene efecto diurético

Pero debes moderar los encurtidos como las aceitunas, los pepinillos o las cebolletas ya que llevan sal añadida para su conservación – Bebe mayoritariamente agua Evita las bebidas con gas, debes moderar el café y el té – Evita los frutos secos salados porque tienen sal añadida y además están fritos Los frutos secos tienen una relación favorable a nivel cardiovascular pero también son ricos en calorías así que controla su ración a pequeñas dosis, de 20 (veinte) a (treinta) 30 gramos

Vigila alimentos como por ejemplo las sopas de brick, las conservas y los alimentos precocinados Normalmente la mayoría de precocinados llevan sal añadida y grasa en exceso Lo mejor es que tu alimentación se base en productos frescos que tu puedas cocinar Los aditivos como por ejemplo el glutamato monosódico o el bicarbonato, que realmente es bicarbonato sódico, aportan sodio que también puede elevar tu tensión Recuerda que la hipertensión es un mal silencioso, es decir no vas a tener ningún síntoma

Esto es perjudicial en muchos casos porque se diagnostica tarde y a veces cuesta darle la importancia debida a su tratamiento pero no debes olvidar las funestas consecuencias de esta enfermedad Así que si padeces de hipertensión, debes cuidar tu peso y tu alimentación En Alimmenta podemos ayudarte a realizar un cambio de hábitos, diseñando una dieta equilibrada y adaptada a tus necesidades Y recuerda, comiendo bien mejorarás tu salud Más información www

alimmentacom

Te Gusto?