Cómo combatir la obesidad en perros – ayúdale a adelgazar Aun no tiene Votaciones

Cada vez es más frecuente ver perros con sobrepeso u obesidad, un problema que no solo puede deberse a su tendencia genética, sino que también depende totalmente del estilo de vida que tenga el animal Si hoy en día las personas en general tenemos una vida mucho más sedentaria, no es de extrañar que también se refleje en nuestros fieles amigos, a quienes puede que no paseemos y ejercitemos suficiente o incluso alimentemos mal

Se trata de una condición igual de grave en canes que en personas, por lo que es bueno querer informarse al respecto para poder reconocer si nuestro peludo tiene este problema y, así, ponerle solución Por ello, en Mascotas Canal te recomendamos que acudas al veterinario y que sigas sus consejos y te ofrecemos en este vidéo toda la información sobre las causas, los síntomas, las consecuencias, la prevención y cómo combatir la obesidad en perros, con cambio de dieta y ejercicio principalmente Causas de la obesidad en perros Entre las principales causas de que un perro padezca obesidad casi todas son corregibles, por lo que conviene conocerlas bien para detectar en cuál está el origen y tenerlo en cuenta para el tratamiento Alimentación inadecuada

Si la calidad de la comida que damos a nuestro amigo peludo es baja o no el tipo de alimento o la forma de prepararlo no es bueno para él, estaremos contribuyendo a que su cuerpo no trabaje bien y acumule excesos de grasas y líquidos Si, por ejemplo, le damos pienso de poca calidad o solo come de la misma comida que cocinas para ti y los tuyos, incluidas pastas, salsas, dulces, etcétera, estará mal alimentado Sobrealimentación Tanto si el tipo de comida que ofrecemos a nuestro peludo es adecuado como si no lo es, si nos excedemos en la cantidad y el aporte calórico es mucho más elevado que la cantidad de calorías que necesita consumir diariamente, entonces estaremos sobrealimentado a nuestro compañero, haciendo que sufra diversas afecciones, empezando por el peso excesivo Falta de ejercicio

Asimismo, si nuestro peludo apenas se mueve, tan solo pasea lo justo para hacer sus necesidades, no estará ejercitándose lo suficiente para estar saludable Así, poco a poco, irá aumentando de peso y sintiéndose mucho más cansado Igual que nosotros, nuestro compañero necesita hacer algo de ejercicio para estar sano y desgastar energía que, si se acumula, además puede producir problemas de ansiedad Razas de perros propensos a la obesidad Aparte de si un can lleva un estilo de vida en el que la alimentación y el ejercicio se ven afectados tal y como hemos comentado, también cuenta su predisposición genética a tener un metabolismo más lento, a tener más apetito, a tener más dificultad para ejercitarse y un largo etcétera que, en conjunto, se traduce como perfecto para sufrir exceso de peso y otros problemas de salud

Por ello, con los canes de estas razas o que son cruzados con alguna de ellas, conviene tener especial cuidado para que no lleguen a padecerlos Entre estas razas destacan las siguientes: Labrador retriever Golden retriever Beagle

Basset hound Carlino o pug Teckel o dachshund Terrier escocés Rough collie

Bulldog inglés Bulldog francés Bóxer Pastor alemán Cómo saber si mi perro tiene obesidad – signos y síntomas

Lo primero que hay que tener en cuenta es la forma de poder reconocer si nuestro peludo está bien de peso o si, por el contrario, sufre de peso bajo, sobrepeso u obesidad Cualquiera de estas últimas situaciones es perjudicial para la salud de un can, exactamente igual que sucede con las personas, y por esto es necesario detectarlo y buscar una solución saludable Normalmente, en las revisiones periódicas del veterinario, este pes a nuestro perro y se anota el peso en el historial para, así, poder llevar un control básico de su estado de salud Por lo tanto, si cumples con las visitas anuales al especialista seguro que si tu fiel amigo padece uno de estos problemas te lo hará saber enseguida Sin embargo, existen diversos signos y síntomas de la obesidad en perros que tú mismo puedes detectar:

De perfil, se aprecia la barriga más grande o abultada de lo normal Pueden observarse rollitos o michelines a la altura de la cintura, sobre todo cuando el can se sienta Tiene poca energía, está poco activo, casi siempre está tumbado y tiene un comportamiento sedentario Dificultades para respirar bien Si corre un poco se cansa muy rápido

Siempre pide más comida, tiene mucho apetito Suele comer deprisa Tiene ansiedad o nerviosismo El veterinario es quien podrá diagnosticar el sobrepeso o la obesidad en tu perro Cómo tratar la obesidad en perros

Preguntarse cómo hacer bajar de peso a un perro es lo primero que viene a la menta a quienes se han dado cuenta, o se lo ha dicho el veterinario, que es necesario que su peludo baje unos kilos El tratamiento puede variar en cada caso, por ello siempre será el veterinario quien lo indique en cada situación Generalmente, se necesita realizar un cambio paulatino en la alimentación Por supuesto, tendrás que retirar todo tipo de alimento dañino, excesivamente graso, como comida tuya que le suelas dar silo haces o bien, las golosinas en exceso o de mala calidad El especialista te indicará cuál es la mejor alimentación en estos momentos para tu peludo

Asimismo, tendrás que aumentar el movimiento y el ejercicio que haga tu fiel compañero, por ejemplo, aumentando el rato y la distancia de los paseos diarios y, poco a poco, haciéndole jugar más y con otros perros más activos que él, hasta llegar al punto de que pueda correr bien sin ahogarse por el esfuerzo y, por ejemplo, puedas salir a correr con él Cómo prevenir la obesidad en un perro Para evitar que tu perro tenga sobrepeso u obesidad es vital que tengas en cuenta que tenga una vida suficientemente activa, sin excederte, y que su alimentación sea la adecuada para él en cada etapa de su vida Presta atención a estos consejos para lograrlo: Sácalo a pasear varias veces al día, mínimo tres, y que los paseos duren más de 15 minutos

Deja que en los paseos se relacione, juegue y corra con otros canes Sácalo a correr y jugar por largos ratos algún día a la semana, a ser posible más de uno, algo que depende también mucho del nivel de energía de cada can Puedes ir a un gran parque, a la montaña o a la playa Cuando lo saques, evita que haga ejercicio o corretee cuando acaba de beber y/o comer Así, evitarás vómitos y una torsión de estómago

Ofrécele alimentación adecuada, a ser posible la que te dé el veterinario, sea pienso o casera Puedes variar el tipo de comida que le das para que no se canse del mismo sabor y textura, además de para aportarle mejor los nutrientes que necesita Habla con el especialista para que te ayude a elegir qué contenido nutricional es el más adecuado y varía entre alimento húmedo, pienso o granulado y comida casera De todos modos, en una misma ingesta no le mezcles estos tipos de alimento, dale solo de uno, para facilitar la digestión Dale la cantidad de comida diaria que le corresponda en 2 o 3 veces y nunca en una sola vez

Asimismo, busca un buen horario y procura seguirlo siempre Reduce la cantidad de golosinas y premios que le das y/o busca unos más saludables No le des comida de la tuya, es mejor que le hagas comida casera adecuada para perros, sin sal añadida Procura que nunca le falte agua abundante y fresca Cumple con las revisiones e indicaciones de tu veterinario de confianza

Te Gusto?